Cómo las flores de Bach rescataron a Gala y Akila, mis mascotas.

Hace unos años, rondaba en mi cabeza la idea de adoptar una mascota, así que después de ver muchas fotos de animales en adopción en Facebook, vi la de una perrita que me llamó la atención. Fui a verla, me la entregaron y se acostó en mis piernas, durmiéndose en un segundo, me dio demasiada ternura, así que nos fuimos juntas a casa y la llamé Gala… ahí es donde comienza esta historia, que me dio una lección de vida tan grata, que fui por una segunda perrita a la que llamé Akila, quien también conquistó mi corazón desde que la vi.

Ambas venían con comportamientos distintos a pesar de haber estado expuestas a situaciones similares, observé durante semanas sus comportamientos, Gala era más retraída, melancólica, nerviosa, ansiosa por comida porque había pasado hambre y cuando había muchas personas alrededor sentía que necesitaba defenderse, por eso ladraba y hasta intentaba morder de vez en cuando, mientras que Akila se aislaba, no buscaba mucho cariño ni contacto, era muy traviesa, no podía estar quieta, mordía todo y se llevaba todo lo que podía hacia un mismo lugar en el jardín, mostraba mucha ansiedad cuando estaba sola.

Buscaba una forma de ayudarlas y me pregunté: si las flores de Bach son súper útiles para equilibrar las emociones en los humanos, ¿por qué no en los animales si también tienen experiencias que despiertan emociones sobre ellos y determinan su forma de comportarse?

Les empecé a dar combinaciones de flores a cada una, y las íbamos cambiando a medida que ellas iban cambiando su comportamiento, gracias a las flores de Bach, hoy en día, Gala y Akila son muy amigables, Gala aprendió a sociabilizar sin sentir que tenía que defenderse, y Akila, busca compañía y es muy cariñosa. Ambas se manejan muy bien cuando quedan solas y no presentan ansiedad. Se han adaptado a diferentes situaciones de cambio. Me da gusto ver cómo se han ido transformando a medida que han ido tomando las flores.

Nuestras mascotas no pueden comunicarnos a través del lenguaje sus sentimientos, pero si los podemos entender a través de su comportamiento. Podía percibir en mis perritas el miedo, el nerviosismo, el aislamiento, la agresividad, la ansiedad, el insomnio, la inseguridad, como ven, estados de ánimo que no son ajenos a los seres humanos.

Cabe resaltar que los cambios de comportamiento también pueden ser por enfermedades físicas, por lo cual de ninguna manera las flores de Bach sustituyen un tratamiento médico. No presentan efectos secundarios ni interfieren con tratamientos médicos ni son contraproducentes ante ninguna patología, es decir, no hará daño alguno a tu mascota.

Si ves que tu mascota presenta cualquier comportamiento negativo te recomiendo que la ayudes a equilibrar esas emociones, regalándole calidad de vida y regalándote a ti la satisfacción de ver a tu mascota tranquila y feliz.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: